|

Certificaciones y cursos de buceo en Lanzarote

El buceo es una actividad que en los últimos 15 años ha desarrollado un crecimiento espectacular. Pero muchos buceadores no suelen conocer cuales son las diferencias entre las distintas certificaciones de buceo y qué cursos hay que hacer para conseguirlas. Esto es muy común sobre todo en los que buscan iniciarse en esta afición o, incluso, en los nuevos titulados.

La cuestión es que existen varios tipos de buceo. El buceo militar, el buceo profesional, el buceo recreativo, el buceo deportivo, el buceo extractivo y el buceo científico. Estas distintas modalidades se regulan en la actual ley de buceo en España

Por regla general la modalidad que se enseña en los centros o escuelas de buceo es el buceo recreativo que es del que hablaremos en esta publicación. Es el que tiene como finalidad el deporte no competitivo, la diversión, el recreo, el pasatiempo o el ejercicio físico. Es una actividad que se ha hecho muy popular, sobre todo en zonas turísticas costeras, con puntos de inmersión interesantes

Pero vayamos a explicar las certificaciones de buceo recreativo

Hay que aclarar una confusión muy habitual en los que desconocen este mundillo. La razón de que uno de los comentarios más comunes entre los que quieren realizar un curso o entre los recién titulados sea “me quiero sacar el PADI” o “tengo el PADI”, es porque PADI es la organización privada, que emite certificaciones de buceo,  más importante del mundo y de marca comercial se ha transformado a genérico por ser tan conocida. 

Pero las certificaciones de buceo no son “el PADI”  es algo más complejo y muchas veces se refiere, incluso, a elementos de seguridad. Según que nivel o especialidad se posea, se bucea en unas condiciones o con unas limitaciones determinadas.

Y por aquí empezamos. 

¿Qué son las certificadoras de buceo?

Son organizaciones privadas o federaciones deportivas que imparten y emiten cursos y certificaciones de buceo. 

Decir que unas son mejores que otras es entrar en debates muy subjetivos, pero para poner algún ejemplo podemos nombrar como organizaciones privadas a PADI, SSI, ACUC y NAUI y como federaciones deportivas a la española FEDAS o a la francesa FFESSM.

Cada certificadora tiene su propio sistema de enseñanza y requisitos para cada nivel, pero existe un estándar internacional por el cuál muchas de ellas se rigen, que determina cuales son los requisitos mínimos que debe tener cada nivel de buceador. Por lo que todas esas certificadoras que sigan el estándar deben cumplir un mínimo de conocimientos ya establecido internacionalmente. Los centros de buceo de todo el mundo están adscritos a una u otra certificadora, así que imparten los cursos según la certificadora a la que estén suscritos. Incluso se da el caso que un centro de buceo imparte cursos de varias. 

Por ejemplo si un centro de buceo es PADI, impartirá los cursos según los estándares y métodos de enseñanza de la certificadora PADI, si el centro es un centro SSI, los impartirá según SSI.

Decidir con qué organización privada o federación realizar un curso es una decisión personal, aunque la mayoría de organizaciones tienen, actualmente, sistemas y estándares muy seguros y eficaces. Entre los que saben de esto muchas veces se comenta que no es la certificadora lo más importante sino que lo que determina dar un buen curso es el instructor que lo imparte. Cabe decir que aún así siempre se deben elegir organizaciones reconocidas internacionalmente. WRSTC  es un organismo a nivel mundial que engloba a numerosas certificadoras privadas y CMAS es la confederación mundial de las federaciones de buceo de muchos países.

¿Cuáles son los cursos de buceo?

Aquí es donde entramos en el meollo de la cuestión. Aunque, como ya hemos mencionado más arriba, cada certificadora tiene sus propios métodos de enseñanza, los niveles de buceo son muy parecidos de una a otra, con pequeñas diferencias en la mayoría de los casos.

A grandes rasgos, la enseñanza del buceo recreativo se desarrolla en los siguientes cursos o niveles.

  • Bautismo de buceo, también conocido por prueba de buceo, es una actividad que ofrecen los centros y escuelas de buceo para los no iniciados. Recomendado para los que nunca han probado bucear con equipo autónomo, su objetivo es que sepan como es la sensación de bucear respirando bajo el mar con regulador y botella. Si aún no sabes si esta afición te gustará es el primer paso ideal. Como máximo se bucea hasta 6 metros de profundidad. Si quieres saber más sobre los bautizos de buceo entra aquí.
  • Muchas certificadoras incluyen un curso «puente» entre un bautismo de buceo y el Open Water Diver. Es básicamente hacer una parte del curso OWD, pero sin realizar las últimas inmersiones más profundas ni estudiar toda la teoría. Este nivel es adecuado para los que tengas muy pocos días y no les de tiempo a hacer el curso OWD completo. Las certificadoras dan un documento de finalización de este curso «puente», pero hay una limitación a una profundidad menor que el OWD y se debe realizar todas las inmersiones supervisado por un profesional.
  • Open Water Diver (OWD). La mayoría de las certificadoras lo llaman así, o también buceador 1 estrella. Es la primera certificación de buceo recreativo. Te prepara para bucear como buceador autónomo hasta una profundidad máxima de 18 metros o 25 metros según la certificadora. No se necesita experiencia ni certificación anterior. Este es el primer curso para convertirte en buceador autónomo.  Aprenderás a bucear con un compañero sin necesidad de ser supervisado por un guía profesional o instructor cuando hagas inmersiones después del curso.
  • Advanced Open Water Diver (AOWD). Muchas certificadoras tienen este curso para cualificar a buceadores que tienen varías inmersiones de «aventuras de buceo». Puede ser buceo nocturno, buceo profundo (max 40 metros), buceo con nitrox, etc. Para estas organizaciones, cuando un buceador ha realizado X de esas inmersiones de aventura está capacitado para recibir la certificación de AOWD. Una vez más depende de la certificadora qué especialidades o aventuras de buceo harán falta para poder obtener el AOWD. Con esta certificación estarás preparado para bucear a 30 o 40 metros de profundidad, según la certificadora
  • A partir de aquí la enseñanza de buceo toma varias vías, una vez más según la certificadora. Como tercer nivel después del OWD y AOWD, por regla general se imparte un curso de rescate y salvamento marítimo ( Rescue Diver) que habitualmente se cursa unido a un curso de primeros auxilios, reanimación cardiopulmonar y oxigenación de emergencia. Pero hay certificadoras que incluyen este curso en las especialidades del curso Advanced. 

Después de terminar estos niveles el siguiente paso es acceder a la parte profesional del buceo recreativo. 

Todas las organizaciones de buceo tienen un nivel profesional. Cada una de ellas prepara a sus propios guías e instructores. Por ejemplo, un instructor PADI no podrá impartir cursos SSI, y viceversa. Pero de estos niveles profesionales hablaremos en otra publicación
Y finalmente está el buceo técnico, otra rama del buceo que va más allá de los límites del buceo recreativo con unas técnicas y equipos diferentes a los del común de los buceadores.

Un resumen de las certificaciones de buceo

Para empezar a bucear lo más recomendable es probar con un bautismo de buceo que ofrecen todas las escuelas y centros de buceo del mundo

El primer nivel para iniciarse como buceador autónomo es el Open Water Diver (OWD), que prepara para bucear sin supervisión de un profesional 

El segundo nivel es el Advanced Open Water Diver (AOWD), que enseña una serie de inmersiones de aventura para poder preparar para bucear a 30 o 40 metros, según la certificadora.

Un último nivel como Rescue Diver donde se entrenan técnicas de rescate y salvamento en el mar. 

Después se subirá al nivel profesional del buceo recreativo.

Si quieres iniciarte en el mundo submarino puedes hacerlo aquí:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.