La capital de Lanzarote presenta una costa muy atractiva, provista con numerosos puentes y pasarelas que recorren su extenso arrecife. Esta barrera rocosa, antaño muy peligrosa para la navegación, es hoy el abrigo de una ciudad que lleva su nombre, Arrecife. Se trata de un espacio único en Canarias, tanto por su paisaje como por la vida que lo habita. La Marina esconde especies que no se encuentran en otros lugares del Archipiélago, como por ejemplo una planta marina conocida como “Zostera noltii” y varios invertebrados, por lo que este entorno resulta de extrema importancia biológica y científica.

Una zona interesante para el buceo en Arrecife, capital de la isla es la del antiguo muelle comercial, construido sobre un veril muy frecuentado por los buceadores locales. Para poder acceder con coche desde tierra es necesario un permiso especial de la Autoridad Portuaria. Este espacio ha sido objeto de múltiples acciones de recuperación ambiental y seguimiento de especies como el erizo diadema, lográndose un cambio drástico gracias al esfuerzo de numerosas personas que han querido hacer de este lugar un ejemplo de conservación y gestión.

Consejos

La Marina es un espacio ideal para el fondeo de embarcaciones, por lo que el tráfico de barcos es elevado. Por este motivo, es indispensable moverse
fuera de las zonas de paso y señalar nuestra posición con una boya.

Textos e imágenes de oceanografica.com

La Marina de Arrecife